lunes, 6 de mayo de 2013

The Killing Fields o el peso de Cambodia (Phnom Penh)


Los Killing Fields , como el nombre lo dice, fueron los campos de matanza o de concentracion que usaron en tiempos de dictadura en Camboya. No deja de llamarme la atencion que el nombre sea tan directo, tan verdadero y sin adornos, tan lejanos a los que usamos con tanta suavidad en  nuestro pais.
En fin, la historia me la lei en un libro que me encanto, que se llama ¨And first they killed my father¨ (que recomiendo muchiiiiisimo!) y que es de una ninha que fue sobreviviente y que relata lo que paso con su familia. La historia brevemente es asi: Alrededor de 1976, reinaba un tipo en Cambodia que no tenia  mucho apoyo popular, por lo que un demente, llamado Pol Pot, luego de estudiar en Paris, se puso en plan de desarrollar su teoria que era una mezcla entre el marxismo y el maoismo, y aplicarlas a su pais, Cambodia, para hacer un pais marxista donde fueran todos campesinos y trabajaran la tierra para tener mucha riqueza.
Fue asi como se tomo el poder, y al dia siguiente mando a TODA la poblacion que habitaba en las ciudades, a irse caminando al campo, con la excusa de que tenian que salir de la ciudad ya que EEUU invadiria con bombas. Las pelotas. Los hizo caminar a todos, enfermos, ninhos, ancianos, y vacio las ciudades para luego hacerlos trabajar a todos e ir ¨limpiando¨ el pais de todos los subversivos, que en este caso eran sospechosos cualquiera que no fuese campesino, que tuviera manos suaves, o que usara lentes.
El pais estuvo asi tres anhos, donde obviamente pocos resistieron y donde de mato a mas de tres millones de personas, lo que era la tercera parte del pais. Y en estos campos, que visitamos, se llego a matar hasta 300 al dia con las peores formas de tortura.
El recinto esta super biena armado con unos audios en tu idioma que te van explicando por donde vas transitando y lo ocurrido, que evidentemente no deja de conmover a nadie y a mi menos con el libro que ya me habia leido. Triste, desolado, y espeluznante, es algo desconcertante ver por un lado los campos maravillosos de arroz, y por otro lado los campos de concentracion. En el medio, unas rejas donde la gente local se acerca a pedir plata a todo el que pasa. El recinto cuenta una historia que no es lejana, por lo que a la vez se ven pedazos de huesos aun y de ropa que quedo de aquellos anhos, lo que lo hace aun peor y lo que dejo a Tomas varios dias con la guata revuelta. Yo quizas sin ver eso creo que siempre me he imaginado y leido lo peor de nuestra propia dictadura chilena asi que creo, tristemente, estar un poco menos abierta al asombro en estos casos.

Definitivamente algo que ver, y ojala, antes ir al Museo S-21 que fue un colegio tambien usado como centro de tortura, y donde hay mucha informacion para leer.
Todo esto hace entoces entender un poco mas a los camboyanos, tan abatidos por todas estas guerras, y peor, por su ultima guerra que fue interna, un propio pais exterminando a su gente, y que te hace pensar que cada persona sobre 36 entonces la vivio. Simplemente triste, y muy, muy loco.


Uno de los sobrevivientes que van quedando 









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada